CASA VASCO NÚÑEZ de BALBOA
CENTRO de INTERPRETACIÓN

4356_11.jpg

[museo-ciudad]

…tradición arquitectónica moderna, sutil, nada invasiva, respetuosa con el pasado y el entorno, en la que viene a inscribirse…
— revista Marca de Extremadura

La Rehabilitación de la Casa Natal de Vasco Núñez de Balboa [descubridor del Pacífico], para su adecuación como Museo y Centro de Interpretación, es el resultado del concurso de ideas en el que la intervención se integra como una pieza más para la exposición dentro del Museo-Ciudad, como así concebimos al Conjunto Histórico-Artístico de Jerez de los Caballeros.

Este pintoresco pueblo, con un perfil de topografía acusada, es la huella de un asentamiento conformado por calles como la Escalonada, Quebrada, de la Piedra…, llanos y torres; en el que se muestran relaciones entre las cotas de distintos escenarios históricos. Como otra plataforma de exposición, el interior de la Casa se funde con el exterior en una mirada unas veces adaptada al recorrido en forma de secuencia y otras, tras la pausa, en panorámica para contemplar y ser visto.


[estrategias de re-activación]

…lenguaje sereno, imperecedero, con juegos modulares que se adaptan a la topografía…
— periódico Hoy

Desde la propuesta se trazan estrategias de re-activación de aquellos puntos dañados y olvidados por el paso del tiempo, para añadirles un uso en un programa de exposición unitario dentro del Museo-Ciudad. La Casa de Vasco Núñez de Balboa pasará a ser Centro de Interpretación, continente en el que mezclar escenas reales e históricas  a través de huecos y expositores. Y también será contenido por la puesta en valor de los elementos originales de la casa y característicos de la intervención popular: objetos convertidos en contenedores expositivos en su nuevo uso.


[centro de interpretación]

… se ha valorado la radical intervención en el edificio, mejorando y potenciando su riqueza espacial, así como el tratamiento pormenorizado de los distintos elementos y detalles de acabado, controlando la iluminación natural y manteniendo un diálogo muy significado entre lo interior y lo exterior.
— jurado del concurso de ideas

La iluminación natural será el elemento que cualifique al Centro de Interpretación de la dualidad interior-exterior. El soleamiento se proyecta al exterior para crear una comunicación con el caminante, reflejar una torre o simplemente dar continuidad a la línea de horizonte. El interior se moldea generando espacios luz-masa expositivos arropado por la cubierta que se pliega buscando la iluminación y descansando en los muros fraccionados, resistentes y blanqueados.

En la fachada, la portada y huecos preexistentes son elementos a proteger y realzar, paraque perduren en la imagen histórica de la Ciudad. Lo nuevo, se apoya con una arquitectura ligera y fracturada que subraya lo tradicional, creando volúmenes escalonados que siguen la pendiente la calle.

El proyecto mantiene el carácter doméstico de la casa aún en su nuevo uso como edificio público, creando espacios tensionados en favor de una escala humana. El vacío interior se diafragma y matiza por los efectos de transparencia y tamizado de luz a través de superposición de filtros, como divisiones y armarios, entre los que se vislumbran las fisuras con el exterior.

El recorrido interior comienza en el zaguán inundado por una luz tramada que simbólicamente nos transporta al momento del descubrimiento del Mar del Sur. El pavimento de adoquines de granito de la calle y la materialidad del mobiliario urbano se introduce en la planta baja. A modo de alfombra nos guía desde el zaguán hacia el patio, eje de la tipología del caserío tradicional. Así, a través del único espacio abovedado preexistente llegamos al hogar, donde la intervención pone en valor elementos como la chimenea, escalera abovedada, cantareras, alacena,…, en un espacio a doble altura.

La cubierta plegada, convierte al doblao o planta superior en un espacio unitario, donde la división se resuelve con armarios y mesas expositoras sin marcar un itinerario cerrado [ la fluidez de estos espacios permite al visitante seguir su propio recorrido ].

Un espacio multifuncional para exposiciones itinerantes, conferencias,… deja ver la pendiente de la calle en su discurrir junto a los muros fragmentados de fachada, secuencia de imágenes que nos guían hacia el descubrimiento de torres y espadañas, donde el visitante se expone en este Museo-Ciudad tras el vidrio serigrafiado con la biografía del descubridor: Vasco Núñez de Balboa.

En el punto más alto se expone una panorámica del relieve monumental de la Ciudad con la línea de horizonte de fondo atravesando la chimenea y los muros fraccionados, que a modo de velas navegan sobre los tejados.


[construcción]

Para la construcción se tomó el modelo de arquitectura tradicional en la que todos los elementos son de fabricación manual, sin arquetipos, ajustados a cada espacio, utilizando mano de obra local y renunciando a sistemas más tecnológicos en favor de una arquitectura heredada del pasado.

Guiados por un profundo respeto por las preexistencias y la construcción vernácula, los arquitectos, Isabel Amores y Modesto García, han optado en esta rehabilitación por reutilizar elementos que formaban parte de la estructura original, combinados con materiales nuevos y un mobiliario que se reinventa siguiendo las pautas de lo preexistente. En una intervención en la que la iluminación natural se convierte en el elemento que cualifica el edificio de la dualidad interior-exterior, el nuevo lenguaje arquitectónico, ligero y fracturado, contribuye a subrayar lo tradicional.
— revista Oficinas

La carga de grandes muros existentes de la antigua planta superior se sustituye por el peso de la nueva construcción ligera y la sobrecarga aplicando una idéntica transmisión. Apoyada parcialmente sobre la casa vecina, una cámara servirá de separación física, contenedor expositivo y tránsito de las instalaciones, que se concentrarán en planta baja para descargar el peso de las superiores.

Se reutilizan elementos como los rollizos de madera, que formaban parte de la estructura de la casa, para su puesta en valor como filtro del soleamiento del patio que, se introduce en el interior con un suelo de grava. Y se usan materiales nuevos como los tableros estructurales de madera de viruta orientada que sirven de encofrado, suelo y revestimiento, simulando el relleno de la construcción vernácula dentro de un entramado metálico visto.

El mobiliario se reinventa en función de lo preexistente. Los armarios expositores que marcan el recorrido son la prolongación vertical de los muros de carga blanqueados y se usan como conductos de instalaciones. Mientras, las mesas móviles expositoras sirven de protección de dobles alturas. Bancos y papeleras se fabrican a medida en taller, y tramos de escalera ahora en desuso, se mantienen para reconvertirse en asientos.

Se distingue entre el mobiliario estático [continuación del urbano], de bancos, mesas, mostradores y papeleras, en hierro forja al igual que la escalera y soporte; y el mobiliario móvil de la sala de usos múltiples, con sillas apilables de madera natural que llenan el espacio destinado a exposiciones temporales. En éste una puerta corredera sirve de pantalla para la proyección audiovisual, apagando la luminosidad de la urna de fachada que expone al visitante.

La iluminación artificial enfocando a la exposición, inunda también los futuros espacios destinados a la itinerante y se materializa como otro elemento en la superposición de transparencias del interior. Como una linterna exhibe el texto de fachada en el Museo-Ciudad.